Monopole

Hace unos años, en el transcurso de una cata en nuestras bodegas, un participante preguntó por nuestro antiguo Monopole. Era un vino de larga crianza en barricas viejas, de un estilo lo opuesto a los modernos blancos afrutados que se elaboran hoy en día en medio mundo.

Este señor tenía un gran recuerdo de este vino; el Monopole actual le gustaba, pero echaba de menos aquel estilo anterior.

Desde principios de siglo hasta los 70, Monopole era una referencia en las casas y la hostelería de España, y uno de los principales vinos de CVNE. Lamentablemente, las modas fueron en su contra, y las ventas caían. En los años 80 se dejó de elaborar de esa forma.

Fresco, fino, sequísimo, este vino tenía la particularidad y originalidad de criarse con un porcentaje de Jerez, y con autorización del Consejo Regulador de Rioja. El Jerez daba estructura al blanco riojano, y ambos se integraban en armonía al evolucionar en barrica y luego en botella.

Se buscó una botella de este viejo Monopole en el cementerio de nuestra bodega de Haro. Encontramos una solitaria botella de 1979. El vino estaba sabroso, muy fresco, equilibrado, y delicioso. En aquel instante, tomamos la decisión de volver a hacer este vino como se hacía históricamente.

Llamamos a Ezequiel García, enólogo de CVNE desde los años 40 a los 70, para invitarle a volver a esta casa y elaborar aquel vino. Ezequiel, “El Brujo”, a sus más de ochenta años, no dudó.

Monopole Clásico es la historia de un remake al cabo de 40 años; esta vez, con el director original como estrella invitada. Y esta vez, elaborado a mano y en pequeñas cantidades, para ignorar los vaivenes de las modas.

‘Welcome back, Monopole!

I was thinking “I wish this wine went back to the more serious bottlings of 40 and 50 years ago…” when tasting the regular Monopole, and they showed me this 2014 Monopole Clásico, which is a wine to celebrate the centenary of the brand (registered in 1914) and it blew me away.

They have produced this wine like it was done in the good old times, adding some Manzanilla Sherry (yes, yes, you read it correctly); they top up the Viura with Manzanilla purchased from the Hidalgo family of Sanlúcar de Barrameda.

Not only did they add the wine, they purchased the wine in bota, so the wine is also aged in Sherry casks. It does have an amazing nose with notes of sea breeze, iodine and esparto grass. The palate is extremely tasty, but at the same time is light and fresh, with the acidity of Viura and the kick and pungency from Manzanilla.

Awesome!’

Luis Gutiérrez, The Wine Advocate 226#, August 2016

91 -93 Points